BULLYING
Bullying es un anglicismo que no forma parte del diccionario de la Real Academia Española (RAE), pero cuya utilización es cada vez más habitual en nuestro idioma. El concepto refiere al acoso escolar y a toda forma de maltrato físico, verbal o psicológico que se produce entre escolares, de forma reiterada y a lo largo del tiempo.
 
7 de cada 10 niños y niñas en Latinoamérica sufren de bullying
 
La mayoría de niños, niñas y adolescentes en América Latina experimentan o viven con frecuencia el bullying en sus colegios. Según el estudio de la ONG Plan Internacional, nuestro continente es la región del mundo con mayor número de casos de acoso escolar.
La ONG Plan Internacional, que trabaja por la protección de derechos de la infancia, realizó un estudio sobre el acoso escolar -más conocido como bullying- en 14 países latinoamericanos. Los resultados fueron los siguientes: 7 de cada 10 niños y niñas son afectados por el bullying en la escuela.
Esta cifra fue comparada por otros casos de bullying a nivel mundial, y América Latina quedó como la región con más casos de esta práctica que amenaza al aprendizaje, al desarrollo personal e inventiva a la desigualdad y violencia desde muy pequeños.
Como se sabe, en el cole siempre hemos sido testigos o víctimas del bullying por compañeros que no se dan cuenta del daño que pueden ocasionar en muchos chicos o chicas. Pues la agresión o las peleas no solo afecta al maltrato físico, sino también a nuestra personalidad y emociones, al igual que los insultos, exclusión de grupos o discriminación.
 
El bullying suele tener lugar en el aula y en el patio de la escuela. Este tipo de violencia por lo general afecta a niños y niñas de entre 10 y 15 años, aunque puede extenderse a otras edades superiores o más tempranas.
El agresor o acosador molesta a su víctima de distintas maneras, ante el silencio o la complicidad del resto de los compañeros. Es habitual que el conflicto empiece con burlas que se vuelven sistemáticas y que pueden derivar en golpes o agresiones físicas.
Los casos de bullying revelan un abuso de poder. El acosador logra la intimidación del otro chico, que lo percibe como más fuerte, más allá de si esta fortaleza es real o subjetiva. Poco a poco, el niño acosado comienza a experimentar diversas consecuencias psicológicas ante la situación, teniendo temor de asistir a la escuela, mostrándose retraído ante sus compañeros, etc.
El bullying se ha convertido en una de las principales preocupaciones que tienen los padres respecto a sus hijos. Por tanto, es importante que aquellos presten atención a signos que pueden indicar que sus vástagos están sufriendo acoso escolar:
• El adolescente presenta cambios de humor muy bruscos.
• Tiene miedo de ir al colegio y por eso siempre pone excusas para faltar a clase.
• Se produce un importante cambio en lo que es el rendimiento escolar.
• No cuenta nada sobre su día a día en el centro.
Con las nuevas tecnologías, el bullying se ha extendido al hogar de las víctimas, en lo que se conoce como ciberbullying. Los acosadores se encargan de molestar a través de Internet, con correos electrónicos intimidatorios, la difusión de fotografías retocadas, la difamación en redes sociales y hasta la creación de páginas web con contenidos agresivos.
 
NUEVAS TECNOLOGIAS
Según datos de la UNESCO, en Latinoamérica el 50% de los menores reconoce haber sido víctima del ciberacoso.  Pero, ¿Sabemos qué consecuencias tiene el ciberbullying? El acosado, o bullied, está expuesto a sufrir trastornos psíquicos graves tales como ansiedad o estrés acompañados de sentimientos de ira, fatiga o desánimo. Así mismo, es usual ver como las relaciones con familiares e iguales se deterioran, los resultados académicos se ven empeorados o el descenso de la autoestima. Tras una exposición larga a este tipo de acoso, es posible que llegue a darse un trastorno de depresión mayor o un estrés postraumático.
 
Educadores, padres, madres y niñ@s tenemos que abordar estos temas en el inicio de la toma de contacto con las nuevas técnologias como medida preventiva a la aparición de estos graves riesgos.




CIBERBULLYING
El ciberbullying es el uso de los medios telemáticos (Internet y telefonía móvil principalmente) para ejercer el acoso psicológico entre iguales. No se trata aquí el acoso o abuso de índole estrictamente sexual ni los casos en los que personas adultas intervienen.
 
El medio en que se produce el Ciber-Bullying puede ser la transmisión de mensajes de texto a celulares, imágenes tomadas con las cámaras de los teléfonos, e-mails bajo una identidad falsa, grupos de debate en línea y páginas web dedicadas a la victimización de una persona específica. Las consecuencias de este abuso pueden ser devastadoras. 
El entorno virtual facilita la intimidación e intensifica la experiencia de abuso desde la perspectiva de la víctima. Al mismo tiempo, un celular o Internet ofrecen un sentido de distancia de la víctima en la cual ésta puede sentir que no tiene dónde refugiarse: un mensaje de texto, por ejemplo, puede llegarle estando en cualquier lugar o puede que sufra pensando que su humillación puede ser presenciada por un gran público en el ciberespacio.




PRIVACIDAD
Entre los peligros que amenazas a todos los internautas, pero especialmente a los menores de edad, la privacidad es uno de los que mayor repercusión puede tener para nuestra y su seguridad.
Interesante video sobre la vulnerabilidad de la privacidad y la inconsciencia generalizada de la sociedad.




GROOMING
El grooming de menores en Internet es un fenómeno que podríamos traducir como engatusamiento y que se utiliza para describir las prácticas online de ciertos adultos para ganarse la confianza de un (o una) menor fingiendo empatía, cariño, etc. con fines de satisfacción sexual (como mínimo, y casi siempre, obtener imágenes del/a menor desnudo/a o realizando actos sexuales).
Por tanto está muy relacionado con la pederastia y la pornografía infantil en Internet. De hecho el grooming es en muchas ocasiones la antesala de un abuso sexual.




SEXTING
El sexting consiste en el envío de contenidos de tipo sexual (principalmente fotografías y/o vídeos) producidos generalmente por el propio remitente, a otras personas por medio de teléfonos móviles.




SEXTORSION
Es una forma de explotación sexual en la cual se chantajea a una persona por medio de una imagen de sí misma desnuda que ha compartido a través de Internet mediante sexting. La víctima es posteriormente coaccionada para tener relaciones sexuales con el/la chantajista, para producir pornografía u otras acciones.